LA NUEVA PASION DE LOS FAMOSOS..kabbalah


Gwyneth Paltrow y Madonna son algunas de las célebres seguidoras de este movimiento

LONDRES (DPA).- Gwyneth Paltrow cree firmemente en ella. Jerry Hall está decepcionada. Y Madonna acaba de cambiarse el nombre por Esther. Se trata de la kabbalah, no de una secta ni de una religión. "Puede decirse que es una filosofía, si se quiere, o un concepto del mundo", dice Glyn Williams de Nottingham, a quien le gusta que lo describan como un estudioso vitalicio de la kabbalah. Desde hace algún tiempo, esta antigua tradición mística con raíces en el judaísmo se convirtió en culto de estrellas de Hollywood y otros famosos.

La kabbalah, que en hebreo quiere decir transmisión, es descripta en el nuevo diccionario del judaísmo como mística y enseñanza secreta que se transmite a través de los siglos. Muchos seguidores actuales creen que el universo responde a leyes espirituales, que hay que aprender a entender, para vivir en armonía con ellas. "La kabbalah no transmite ninguna verdad fundamental salvo el hecho de que existe un dios", explica Williams. Muchos de sus seguidores son cristianos. Madonna incluso lleva su credo como camiseta ("Kabbalists Do It Better").

"No sé qué es lo que atrae tanto a las estrellas", comenta Williams. "Pero probablemente es el estilo de vida alternativo". Williams mismo es seguidor de la kabbalah desde hace 40 años y ofrece seminarios a 4,50 euros (5,40 dólares) la entrada, para cubrir costos. Pero también hay instalaciones que cobran hasta 600 euros (730 dólares) por un curso de fin de semana. Parece que el precio que se paga es una cuestión de prestigio. El centro de kabbalah en Londres, por ejemplo, más bien atrae a las capas altas de la sociedad. Como informó el "Sunday Telegraph", el centro londinense acaba de comprar una casa de 5,5 millones de euros (6,7 millones de dólares) en el exclusivo Stratford Place con una generosa donación de Madonna. Al contrario de la mayoría de las filosofías new age, la kabbalah no es hostil al capitalismo. Así, según la prensa, el rabino estadounidense Philip Berg creó un imperio con 50 centros en todo el mundo, de Toronto a Moscú, a partir de la creación del primer centro de kabbalah en 1969 en Jerusalén.

El centro de Londres ofrece cursos de diez semanas sobre la "Fuerza de la kabbalah" por alrededor de 270 euros (330 dólares), en su página web se pueden comprar libros y en la tienda hay joyas, medios curativos alternativos y los famosos brazaletes de hilos rojos. Victoria Beckham aparentemente acaba de comprar un brazalete para la muñeca de su marido David. Este aparentemente tiene el poder de mantener alejadas las miradas malignas, posiblemente también las de las mujeres seductoras. Mientras la Posh Spice tiene grandes esperanzas puestas en la kabbalah, la ex esposa de Mick Jagger Jerry Hall aparentemente abandonó recientemente un centro de kabbalah en un ataque de furia. "No sabía que había que donar el diez por ciento de los ingresos para atravesar la puerta milagrosa", fue citada por la prensa británica la ex modelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si tienes información sobre el tema, me gustaría conocerla...aprendamos juntos, Bienvenidos....